viernes, 21 de diciembre de 2018

NAVIDADES vs SALUD

Llegan las navidades y con ellas los propósitos de año nuevo. A menudo se relacionan con la salud: apuntarse a un gimnasio, empezar una dieta o dejar de fumar. Pero antes de las buenas intenciones pasamos por la fase de los excesos, las fiestas, cenas de empresa... Estos banquetes son la causa de que la mayoría de la gente se plantee propósitos relacionados con la salud y que por desgracia, se acaban guardando en el cajón de las buenas intenciones hasta, quizás, el año siguiente. Creo que deberíamos ir más allá, deberíamos generar un compromiso con nosotros mismos, buscando tener un estilo de vida saludable todo el año y por eso con este artículo propongo una serie de consejos para manterner un estilo de vida activo, saludable y en equilibrio con tu vida social.


FUERZA DE VOLUNTAD.


No te voy a mentir, no es fácil. Vivimos en una sociedad hiperconsumista y hedonista. Escapar al tsunami publicitario de productos poco saludables como dulces de todo tipo y alcohol es muy difícil. Vivimos en lo que algunos autores llaman entorno obesogénico, pues reina el ocio pasivo y la sobrealimentación de poca densidad nutricional.

No te propongo que te metas en la piel de un espartano, renuncies a toda tentación, te retires de la vida social y te dediques nada más que a entrenar. De hecho, es importante aceptar que en estas fechas vas a cometer ciertos excesos, pero tampoco te conviertas en un “Homer Simpson”. La clave es que consigas el equilibrio entre bienestar, salud, vida social y placer. Nuestro contexto nos lo pone muy difícil y , además de iniciativa, necesitarás un poco de fuerza de voluntad.


SÉ TU MISMO.


No te dejes liar, ni te acomodes en las excusas de otros. “La navidad es para engordar”, “en Enero ya lo bajamos”... Hay muchas formas de disfrutar de estas fechas y para nada tienen que ser incompatibles con mantener unos hábitos saludables la mayor parte del tiempo.


ORGANÍZACIÓN.


Piensa en todos los eventos sociales que tienes por delante, ¿no son suficientes? Como te dije, no se trata de renunciar a ellos, simplemente organízate y si tanto disfrutas de ellos, tómatelos como una recompensa por haber cumplido tus objetivos semanales. Mantén los buenos hábitos el resto de los días, por lo menos 3 días de entrenamiento, descansa lo suficiente y aliméntate de forma adecuada.


HAZ LA MEJOR ELECCIÓN.


En estos eventos también puedes elegir. Dentro de la variedad de estos menús, hay opciones más saludables donde puedes, por ejemplo, evitar ciertas salsas, elegir las opciones de pescado a la plancha o cocido, evitar los fritos. Párate a leer el menú y en tu elección, busca de nuevo el equilibrio, eligiendo una opción que disfrutes y sea más saludable.

Podríamos aplicar lo mismo en cuanto a la bebida. Si no necesitas de alcohol para disfrutar de estas fiestas, genial, eso es lo ideal. Pero si eres de los que necesita disfrutar de un buen vino, pues adelante hazlo. Eso sí, hidrátate bien, bebe agua antes de acostarte o después de la cena y tu cuerpo te lo agradecerá, especialmente al día siguiente, reduciendo la sensación de fatiga muscular que tu cuerpo padece tras la ingesta de alcohol (deshidratación).


EL DISFRUTE ESTÁ EN LA MODERACIÓN: CONTROLA LAS CANTIDADES.


Si haces buenas elecciones, puedes descuidarte algo en este sentido, pero de todas formas evita los atracones. Si eres de los que no sabe parar mientras tenga comida a distancia, tu riesgo aumenta en estas fechas, pues la cantidad de comida que se suele poner sobre la mesa es excesiva, especialmente dulces durante la sobremesa. Si quieres, disfruta de ellos en su justa medida, pero una vez saciados tus caprichos, aléjate, retírate hacia atrás o pide que recojan los dulces que están cerca tuya.

De la misma manera, con el alcohol, controla su consumo. Si te gusta el vino, conciénciate en beberlo para disfrutarlo, para saborearlo, pero no para atiborrarte. Y recuerda la importancia de hidratarte bien durante y/o después del evento.


DISFRUTA DE LA COMPAÑÍA, MÁS QUE DE LA COMIDA.


Disfruta de una buena conversación, habla, ríete y atiende a tus compañeros/as de mesa. Céntrate más en ellos/as y eso hará que comas menos cantidad. Si además lo haces lentamente, masticando y saboreando cada alimento, tu cerebro registrará antes las señales de saciedad y antes estarás lleno, reduciendo la cantidad total de comida que ingieras.


NO METAS AL ENEMIGO EN CASA.


Además de los eventos sociales, otro elemento fundamental son las compras. Resiste a la publicidad y no metas dulces en casa antes de tiempo. Si no los guardas en casa, no los comerás. Resérvate esa compra solo para la ocasión especial, los días de celebración, así los disfrutarás más y en su justa medida. No llegarás a Enero empachado y aborrecido de tanto dulce.


SIGUE MOVIÉNDOTE.


No solo es una cuestión de alimentación, lo cierto es que en estas fechas tenemos menos tiempo para seguir entrenando. Hay que comprar regalos, recibir visitas de familiares y amigos, salir con los compañeros/as de empresa... Esto es un estímulo para que nuestra mente acomodada se imponga. Si no puedes mantener tu entrenamiento, no te rindas del todo y busca alternativas para seguir moviéndote, mantener “el chip” de entrenar y no reducir tanto tu gasto calórico. Algunas opciones:

  • Saca 30 minutillos al día para dar un paseo o bien realiza un programa de entrenamiento en casa sin necesidad de material. 
  • Deja el coche para ir a comprar o aparca cómodamente lejos de la zona de compras. Evitará que te estreses por el tráfico que se genera en las zonas céntricas y te obligará a dar un paseo y así seguir moviéndote. 
  • Si eres de los que se motiva con planes especiales, reserva algunos días para hacer otro tipo de actividades como patinaje en alguna pista de hielo o anímate a esquiar. La variedad puede ayudarte a mantenerte activo y motivado.

EN RESUMEN


Te propongo las siguientes estrategias para mantener una vida activa y saludable en las fechas navideñas:
  1. Conciénciate de que vas a comer más y peor, pero con fuerza de voluntad puedes reducir el impacto de estas navidades.
  2. No te dejes liar por los desfases y excusas de los demás.
  3. Organiza tu calendario, señala los eventos que tienes y el resto de días mantén los buenos hábitos (alimentación, descanso y entrenamiento).
  4. Elije un menú equilibrado entre lo saludable y lo placentero.
  5. Si bebes alcohol, evita la deshidratación bebiendo también agua durante y después del evento.
  6. No te excedas en la cantidad y para eso echa menos comida al plato, aleja los dulces cuando ya tomes suficientes y céntrate en la compañía. Habla, escucha y ríete más que comes.
  7. No tengas dulces en casa si no tienes ningún evento, resérvalos para los días especiales.
  8. Reserva un poco de tiempo para realizar actividad física: sal a pasear, haz algún entrenamiento sencillo en casa, no uses el coche para ir de compras o bien planea actividades diferentes y de invierno.
Desde el equipo de Tecnópole Sport Center queremos ayudaros a llevar una vida plena y saludable, empezando por motivaros día a día a seguir el camino que habéis comenzado este año o bien que el próximo sea por fín el comienzo definitivo. En breve organizaremos un taller donde hablaremos sobre la salud, que aspectos tener en cuenta y estrategias para llevar una vida más saludable. Si quieres acompañarnos en este camino, PERMANECE ATENTO/A A NUESTRAS REDES SOCIALES Y JUNTOS CONSEGUIREMOS UNA VIDA MÁS SANA.





Iago  Saco  Estévez

  • Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.
  • Técnico de Sala Fitness y funcional, entrenador personal en Tecnópole Sport Center y entrenador de Boxeo (Nivel I) y  Fútbol (Nivel III).
  • Entrenador personal NSCA-CPT.